domingo, 10 de abril de 2016

¿De niñas a princesas?



Hace un tiempo que quería escribir esta entrada pero siempre la acababa dejando de lado. La idea surgió al leer el siguiente artículo:



Al acabar de leerlo pensé que tenía razón en varias cosas y dejé el enlace en la carpeta de borrador para volver a ello más adelante. Y bien, ahora me he decidido a escribir este post por algo que sucedió el otro día y que me llamó la atención. Mi hermana decidió regalarle algo de ropa a I. Le compró un pantalón de estilo tejano, una chaqueta también tejana (con una flor estampada en uno de los lados) y una camiseta de superman y he aquí el problema. Cuando fue a pagar, la dependienta de la tienda tubo el detalle de aclararle que la camiseta era de niño y el resto de ropa era de niña. No estoy hablando de ninguna tienda de barrio regentada por una mujer mayor ni nada por el estilo si no de una cadena bastante conocida de ropa infantil.

Ni que decir tiene que mi hermana hizo caso omiso de la advertencia y compró la camiseta de superman para su sobrina (¿A caso una niña no puede ser fan de superheroes?). Cuando me lo explicó, recordé este post que solo dejé iniciado y decidí retomarlo.

El caso es que hoy en día puede parecer que hayamos avanzado pero no es así. Aún queda mucho por hacer y mucho por trabajar y como madre de una niña me gustaría que las cosas cambiasen aunque creo que al ritmo que van, a ella también le tocará pelear lo suyo.

Seguimos viendo que las princesas son para las niñas y los superhéroes para los niños aunque también debo decir que, por suerte, las princesas de hoy en día ya no son las mismas que las de hace unos años. He de felicitar a estas productoras de películas infantiles por dotar a sus princesas de algo más de personalidad que la de esperar y ser una buena ama de casa. Aún así, creo que podría mejorarse pero es un primer paso.

Seguimos extrañándonos al ver a un niño con un cochecito de muñecas o que quiera jugar a la comba o si vemos a una niña jugar con una pistola (de las de vaqueros por ejemplo).

Si quieres recibir críticas, pon algo rosa a tu hijo que es un color de niñas pero si tienes una niña, prepárate para recibir prendas rosas de todo tipo (yo tuve que ir dejando claro durante el embarazo que no me gusta el rosa y que por favor, omitiesen ese color). Además, si vas a comprar ropa, verás que eslóganes como "little princess" (pequeña princesa) son muy apropiados para niñas pero para los niños, es mejor un "future genius" (futuro genio) en lugar de "pequeño príncipe" y por cierto, si eres niña, no puedes ser un futuro genio ya que este eslogan serviría para ambos sexos pero solo esta en la sección de niños (ejemplo verídico de una web de ropa bastante conocida también).

Siguiendo con el tema de los príncipes y princesas: si tienes una hija, es la "princesa" de la casa pero si tienes un niño es el "rey" si es que hasta en eso hay grados.

Y cuando creces tampoco es que la cosa mejore. Parece que las chicas no pueden estar interesadas en la ciencia ficción o en los comics y los chicos no pueden interesarse en las novelas románticas o telenovelas (a menos que sean gays claro que entonces si que tienen permiso de la sociedad).

Aún hay un muy bajo porcentaje de chicas que estudian ingenierías o formación profesional de esos trabajos que llamamos "manuales" (carpintera, electricista,...). También hay pocos chicos en carreras como enfermería o ciclos como administración. Al parecer sigue habiendo profesiones para hombres y para mujeres.

Y más allá de eso, nos queda la vida amorosa. Una mujer con múltiples parejas sexuales es insultada incluso por su propio sexo mientras que un hombre en esa misma situación es alabado. El hombre celoso en una relación lo hace por protección y amor, la mujer lo hace por manipulación y dominio. Y que hay que decir si una mujer no quiere casarse o, peor todavía, no quiere tener hijos. Esa mujer es un bicho raro y 
A) sólo esta pasando una fase pero ya cambiará de opinión.
B) No ha encontrado al hombre adecuado (vaya aquí aparece de nuevo el príncipe azul)
C) Es una egoísta y no sabe lo que se pierde.

Y así estamos, toda mujer debería casarse y tener hijos y, mira tu por donde que esto sí que me recuerda a los cuentos de princesitas de cuando era pequeña. Yo soy madre y adoro serlo pero apoyo a todas aquellas mujeres que no desean esta vida porque tienen objetivos muy distintos.

Como veis no me he limitado a ver solo la parte femenina del tema. Creo que los hombres también están muy condicionados aún y ha raíz de mi experiencia con mi marido y mi hija me he dado cuenta de muchas cosas en este sentido pero creo que las dejaré para otro día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario