martes, 19 de septiembre de 2017

Última fase de la LM: el destete

Se que me repito pero de veras que siento mucho el abandono en el que tengo últimamente el blog pero de verdad que me está resultando muy complicado compatibilizar todo lo habitual con mi inestable vida laboral y una niña pequeña en casa. Espero que todo se normalice en breve (al menos la guardería ya ha empezado), no solo por el blog sino por mí misma y mi familia. Mientras tanto, intentaré seguir publicando de forma lo más periódica posible.

Hoy quería hablaros de la última fase de la lactancia materna, del destete. Eso que unos/as están deseando que llegue y otros/as prefieren dilatar en el tiempo todo lo que sea posible. Mi intención no es decir cuándo ha de darse el destete ya que considero que es una elección personal y no seré yo la que se meta en estas decisiones pero sí que me gustaría hablar del cómo.



En España se entiende por destete el momento en el que se decide retirar el pecho del todo aunque en realidad, debería considerarse el inicio del destete, el momento en que comenzamos a reducir las tomas de leche. En inglés, hablamos de Weaning (Baby Led Weaning por ejemplo) cuya traducción sería algo así como alimentos de destete (no hay una traducción exacta al español).



Lo ideal sería que el destete se diese de forma tranquila, poco a poco y cuando el bebé y a madre deseen pero por desgracia, no vivimos en un mundo ideal y no siempre podemos cumplir estas premisas. Aún así, en la medida de lo posible, deberíamos tener en cuenta ciertas cuestiones:

  • No negar, No ofrecer: es la premisa básica del destete respetuoso. No ofrecemos el pecho pero si el niño/a nos lo pide, tampoco se lo negamos. Evidentemente, no es la forma más rápida de destetar a un niño/a pero sí la más respetuosa.
  • Anticiparse: Si sabemos que nuestro peque suele pedir el pecho a una hora determinada o en una situación concreta, podemos anticiparnos proponiendo una actividad distinta que le guste y de esta manera, evitar que pida el pecho. No siempre funcionará pero merece la pena probar.
  • Tiempo y cariño: No me refiero al tiempo que puede tardar en dejar el pecho sino al tiempo que podemos dedicar a nuestro hijo/a. El pecho no es sólo alimento, comporta un vínculo muy importante entre madre e hijo/a así que si eliminamos este vínculo, cómo creéis que puede sentirse el pequeño? En este caso, la madre debe mostrarle que hay otras maneras en que puede transmitirle ese cariño: jugando con el/ella, pasando tiempo juntos, suplir con actividades que disfrute,...
  • Paciencia: No son pocos los cambios que viven nuestros hijos durante su primera infancia y este es uno más de ellos y bastante importante así que quizá lo mejor es tener paciencia y permitir que los peques de la casa se adapten a la nueva situación.

Dicho todo esto, voy a explicaros mi experiencia con I en la que el destete vino prácticamente por si solo sin ser casi ni conscientes de ello aunque visto con perspectiva, creo que sí que seguí estos consejos.



El caso es que ya llevamos un par de meses sin nada de pecho y todo empezó sin darme cuenta. En nuestro caso, el momento de amamantar se había reducido sólo a una toma por la noche (para dormir). Ya durante finales del curso pasado, I había empezado a pedir dormirse con su padre o incluso a dormir conmigo pero sin querer el pecho.

Con todo el tema de los cambios laborales, comencé a trabajar de tarde y llegaba a casa cuando I ya estaba en la cama. Al principio pensamos que empezaría a pedir el pecho en otros momentos pero no lo ha hecho así que nos hemos encontrado con un destete de golpe aunque ciertamente partíamos de una situación previa que ya iba encaminada a ello.

¿Cómo fue vuestra experiencia con el destete?


lunes, 21 de agosto de 2017

Marketing digital: Enseñar como madre a través de un blog

Hoy os traigo una reflexión para las mamás blogueras sobre lo que realmente queremos hacer con nuestro blog y cómo podemos hacerlo. La formación es vital para conseguir hacer de nuestro blog una web con importantes visitas y es por eso que os dejo la información del IIEMD (Instituto Internacional Español de Marketing Digital) sobre sus cursos.



Muchas madres ven en los blogs una manera de comunicar cualquier consejo o experiencia. La escritura dentro de estos sitios web es constante, por lo que los blogs se convierten en una manera de hacerse notar dentro de internet.

Por lo general, son blogs que se caracterizan por expresar cómo ha sido la evolución en todos los ámbitos de un niño en pleno crecimiento. Ya sea desde su comprensión hasta el habla, pasando por su movilidad.

Asimismo, hay blogs que unen esto con valoraciones personales respecto a algún producto que está destinado para el uso en los pequeños y existen personas que se encargan de opinar sobre este tema en diversos blogs, pero siempre hay unos más explícitos que otros.
En los sitios web donde existe una interacción entre la página y los usuarios, podemos observar cómo existen publicaciones que buscan beneficiarnos con las informaciones que poseen. Suelen funcionar como una especie de revista electrónica, capaz de establecer conocimientos necesarios para que un niño tenga un crecimiento saludable, si el tema es correspondido con esto.

Por otro lado, los blogs encargados de aligerar la función de padres, son capaces de alertarnos sobre enfermedades que se pueden transmitir directamente desde los alimentos, algo sumamente importante, porque en el cuidado de un niño existe una gran responsabilidad a la hora de ofrecer productos que lo alimenten.

Es una buena idea compartir nuestras publicaciones o nuestros blogs a través de nuestras redes sociales, ya que éstas pueden causar un mayor impacto entre los lectores interesados en los temas que tratemos.



Hay muchas redes sociales en la actualidad, pero existen formas de saber cuál es la ideal para nosotros, para poder colocar informaciones que ayuden, por ejemplo, a una madre que se encuentre en apuros, a través de la utilización de una aplicación para teléfonos inteligentes.

Un blog puede tener gran receptividad con este tema cuando es compartido de la manera correcta en las RR.SS y para esto el IIEMD, nos invita a hacer un Curso Community Manager gratis, con el que conseguir herramientas para un buen feedback entre tus seguidores y las publicaciones que poseas en tu sitio web.

Por otra parte, los blogs especializados en temáticas maternales, cuidado, alimentación y crecimiento de un bebé, así como la valoración de productos pensados para los niños y la integración de informaciones referentes a enfermedades que pueden afectar la vida de los niños; son muy buscados en la actualidad, por lo que su posicionamiento en el momento de una búsqueda referente a algún tema que esté desarrollado en nuestro sitio, contribuye directamente con la popularidad de mismo en internet.

Para esto, puedes apuntarte a un Curso de SEO gratis, en el cual tendrás los conocimientos necesarios para colocar las palabras clave más ideales para salir en los primeros lugares cuando se lleve a cabo una búsqueda en cualquiera de los buscadores actuales.

Como ya se ha mencionado, los blogs pueden valerse de la venta de productos y servicios, los cuales generan ingresos extra al o los autores del sitio web. Si por ejemplo, un sitio ofreciera herramientas para que los niños explotaran su creatividad, como pinceles, lienzos, lápices o colores, de seguro obtendría una gran cantidad de consumidores, ya que es un tema de constante búsqueda.

Puedes hacer de un blog un comercio electrónico y en un Curso de Ecommerce gratis podrás conocer las mejores formas de aumentar y optimizar tus ventas, así como las maneras de colocar al alcance de los clientes los productos que decidas ofrecer en tu sitio web.

Pero no es necesario quedarse sólo con estos aprendizajes. En un blog temático donde se brinde información e historias referentes a cómo has llevado la maternidad, así como posts en donde puedes alertar a los demás de enfermedades, hace falta que tengas conocimientos completos para que puedas hacer conocido tu sitio. Para esto, puedes hacer un Master de Marketing Digital Online, donde podrás crear una buena relación entre los consumidores y tu blog.


viernes, 4 de agosto de 2017

Los maravillosos dos años


Acabamos de entrar en esa etapa de los dos años en que las rabietas están a la orden del día. En realidad, hace ya un tiempo que estamos en esta etapa pero nuestra pequeña I cumplió los 2 años ayer.

Casi siempre oímos lo complicados que son los "terribles dos años" y todo lo que comportan pero en esta ocasión, me apetece darle la vuelta a esta visión y ver todas esas maravillas que tiene esta edad y que a veces, nos quedan ocultas por lo espectacular de las rabietas.

Momento de encontrarse y reafirmarse


Hasta este momento lo que teníamos en casa eran nuestros pequeños bebés, su personalidad aún no estaba formada (que no digo que ahora lo esté del todo) y solo podíamos intuir pequeñas pinceladas de lo que serían nuestros pequeños.




Con la llegada de los dos años, empiezan a buscar cuál es su sitio y a reafirmarse en su forma de ser como individuos con características propias. De este gran cambio proviene el gran aumento de rabietas.

Grandes descubrimientos

Por supuesto que hasta ahora estaban haciendo grandes descubrimientos pero lo que he podido percibir en I es que estos primeros descubrimientos iban dirigidos a cosas muy básicas como descubrirse las extremidades o como ha de colocarse para poder andar. Ahora sus descubrimientos van enfocados a todo lo que hay a su alrededor: Las flores, cómo usar un determinado juguete, cómo cocinar,... Este punto es algo que me parece fascinante y me encanta observar a I mientras se esfuerza en entender el funcionamiento de algo.

El habla

Que sí, que llegados a este punto habrá niños que sean capaces de hablar un montón y otros que casi no digan ni una palabra. A mí en particular me encanta comprobar como mi hija me entiende y como ahora ya puedo mantener conversaciones con ella (nada trascendental claro está pero puedo conversar).



La movilidad

I empezó a andar con 13 meses y poco a poco fue ganando confianza hasta moverse con soltura. Ahora corre y se mueve con soltura, mide las distancias perfectamente, se agacha para coger algo de debajo de una mesa y calcula cuándo ha de volver a incorporarse, chuta la pelota y maneja el cochecito de juguete que es un alucine (sube y baja escalones, corre,..). Cada vez que hace algo así me deja alucinada.

La comprensión

Últimamente hemos empezado a trabajar los números y los colores y es increíble que mi pequeña bebita sea capaz de contar hasta 3 y conoce algunos colores por su nombre. 


Se que todavía nos queda mucho por descubrir pero me encanta lo que estoy descubriendo junto a ella y ver que en los dos años no solo nos esperan las temidas rabietas sino que tenemos muchas otras cosas maravillosas. Así pasamos un año más y espero que sean muchos otros que nos permitan crecer juntos.